Hoy quiero hablarte de la estrategia digital, esa gran desconocida, porque empieza a oler a navidad y queda ya bien poquito para que empiece el próximo año, una época de revisión, de análisis, de ver cómo ha ido, qué ha funcionado y qué no.

Pero también una época de mirar hacia delante, planificar, crear, trazar el plan para que el próximo año nos dé sus frutos.

No me voy a poner filosófica, pero es que en algún momento de diciembre todos hacemos nuestra reflexión y si tienes tu propia empresa, es el mejor momento para hacer cierre de año, ver los resultados y definir el próximo año que comienza.

Yo ya estoy pensando en el 2017, generando ideas, planes y empezando a definir el borrador de lo que será mi plan de acción para el próximo año. El plan de acción lo genero como resultado de mi estrategia digital, que he trabajado previamente.

Y de eso quiero hablarte hoy, de la tu estrategia digital. Porque los que tenemos negocios digitales es algo que necesitamos sí o sí. Es el mapa por donde nos vamos a mover. Sin una estrategia digital que funcione para tu empresa caerás en el ensayo y error, el apagar fuegos de forma continua y probar cosas rezando para que den resultados cuando en tu interior sabes que no lo has planificado bien.

Así que empecemos por el principio… ¿Qué es una estrategia digital?

 

Qué es una estrategia digital

Verás, hoy en día está todo conectado. Vemos la tele mientras comentamos lo que está pasando en la pantalla a través de twitter, vemos un cartel que nos interesa y buscamos la web desde el móvil, etc. Con este panorama, donde estamos conectados 24h, necesitas un enfoque global.

Por eso necesitas una estrategia digital, donde recojas a nivel estratégico los canales donde vas a estar y qué vas a hacer en cada uno de ellos. Por supuesto, teniendo en cuenta tu proceso de ventas.

La clave de una buena estrategia digital es encontrar ese punto clave, a través del análisis, métricas y KPIs, donde identificas las acciones que te van a generar más tracción. Es decir, qué cambio va a producir más impacto en tu empresa con menor esfuerzo.

Y no se trata sólo de definir los canales (que también), pero más allá de tener claro en qué red social estar o si haces marketing de contenidos o no, se trata de crear también un enfoque estratégico para esos canales.

Entonces ¿qué debe tener tu estrategia digital? Veámoslo.

 

Qué debe tener tu estrategia digital

Canales hay (casi) infinitos. Es por esa razón de debes priorizar, testear y medir resultados. Con datos sobre la mesa, tomas decisiones.

gartner digital marketing transit mapY es que no podemos perder el norte con la cantidad de cosas que hay hoy en día que podrías llegar a hacer. Para muestra un botón, te dejo este mapa de Gartner donde recogen los puntos más importantes del marketing digital. Y para mi gusto, ¡le faltan cosas!

Es realmente sencillo caer en el lío de toooodo lo que tenemos que llegar a hacer o lo que deberías tener en cuenta. No me sorprende que estés pensando que te dejas cosas por el camino, porque es imposible centrarse en todo. Pero recuerda, la clave es centrarse en lo importante y lo que te va a generar tracción.

Para aclararte un poco las ideas, voy a indicarte qué puntos trabajo yo con mis clientes en una estrategia digital. No hay una fórmula mágica para generar las ideas clave que te comentaba antes (¡ojalá!), pero al menos, tendrás una estructura en la que basarte.

 

Análisis inicial y objetivos

Creo que su nombre es auto-explicativo 🙂

En este punto echamos manos de nuestro amigo google analytics y vemos qué está pasando de verdad en tu web. Por otro lado, sumamos la información de tu proceso de venta. ¡Las conversiones son importantes!

Por último, le añades el análisis de lo que esté pasando en otros canales, como por ejemplo, las redes sociales.

No se trata sólo de juntar datos, sino de analizarlos y sacar conclusiones. ¿Qué canales están funcionando? ¿Qué acciones dan resultados? ¿Qué canales convierten mejor?

Ahora sabes dónde estás. Bien, pero ¿dónde quieres llegar? Define tus objetivos de manera clara y que sean SMART. Para el resto de los pasos de la estrategia digital, deberías tener en cuenta estos objetivos.

Al final siempre termino quedándome con 3 objetivos, que son los más importantes o los que mayor impacto van a generar. Si te fijas demasiados objetivos, será más difícil conseguirlos.

 

Tu cliente

No puede faltar. En cualquier estrategia que realices de marketing debes tener en cuenta al cliente. La ficha básica con datos demográficos y psicográficos es la base, pero más allá de eso, pregúntate ¿qué objeciones tienen en el momento de la compra? ¿qué factores harán que nos compre?

Puedes tener distintos tipos de clientes que se encuentren en fases diferentes y tengan necesidades diferentes. Por ejemplo, en mi caso, las personas que quieren automatizar su marketing tienen necesidades bien diferentes de las que necesitan un plan de posicionamiento o un plan de captación.

 

Customer journey

El customer journey recoge los puntos en los que interactúas con tu cliente, incluyendo los que tu cliente realiza antes de conocerte, es decir, en esa fase en la que te encuentra.

En este paso se recogen todos los puntos de contacto con tu posible cliente, pero, además, dependiendo de lo que ofrezcas, incluyo un mapa de transformación, sobre todo si ofrecer servicios o formación.

En este mapa recoges la transformación de tu cliente cada vez que trabaja contigo o hace un curso, de esa manera, vas a poder detectar oportunidades que te ayuden a ampliar tu oferta o enfocarla mejor a las necesidades de tu cliente.

 

Marketing mix

El marketing mix es el resumen de tu oferta y está basado en las 4 Ps del marketing mix, que en inglés son: Product, Price, Place, Promotion y se traducen como: Producto, Precio, Distribución y Promoción.

Esta parte es el resumen de tu oferta y puede ser diferente para cada producto o servicio que tengas o el conjunto puede ser diferente también si tienes varios tipos de clientes.

No se trata sólo de resumir tu oferta, sino de pensar en ella. ¿Tienes productos o servicios que no se están vendiendo? ¿Por qué? ¿No los promocionas o quizás no tienen sentido en tu oferta global para el momento en el que estás?

Piensa que tu oferta evolucionará con tu cliente, así que hacer una revisión anual puede serte muy útil.

 

Marketing funnel

Esta es mi parte favorita, lo reconozco 🙂

Me encanta analizar los embudos de venta y ver qué pasa en ellos para después plantear la estrategia más adecuada. En esta fase deberías analizar el proceso completo y, sobre todo, las conversiones.

¿Dónde se te está escapando gente? ¿Qué parte del proceso puedes mejorar? Dependiendo de la fase en la que estés, tiene más sentido centrarse en una parte del funnel o en otra. Por ejemplo, si estás empezando, no tiene sentido poner el foco en acciones de fidelización. Lógico, ¿verdad?

Aquí no debes perder de vista nunca el análisis inicial que has hecho, para no trabajar sobre suposiciones y tus objetivos. Si te has fijado como objetivo “incrementar las ventas un 20%”, piensa ¿cómo lo voy a hacer? ¿en qué fase del funnel debo enfocarme o hacer modificaciones?

 

Macro-canales

Esta es mi segunda fase favorita. No todos los negocios necesitan trabajar las mismas áreas, de la misma manera que también afecta la fase en la que te encuentres con tu empresa, el tipo de producto que ofrezcas o los recursos con los que cuentes.

Aquí deberías especificar las grandes áreas a trabajar. Por ejemplo: marketing de contenidos, optimización web, e-mail marketing, automatización, branding, social media, etc.

No se trata de que incluyas estas, ni de que incluyas todo lo que se te ocurra. Trabajando las fases anteriores tendrás información suficiente cuando llegues a esta parte como para tener claro en qué debes enfocarte.

Si eres freelance o tienes una pequeña empresa, mide bien tus fuerzas antes para ver realmente qué eres capaz de abarcar y qué tiene sentido para ti. Piensa que siempre puedes crear una lista de deseos con lo que no puedas abarcar en este momento y tenerla presente ¡por si te surgen huecos!

 

Micro-canales

Aquí viene la parte que une la estrategia con la operativa. Tienes las áreas en las que te vas a enfocar clara. ¿Y ahora qué? ¿Qué vas a hacer en cada una de ellas?

Además de definir el enfoque para cada área, necesitas concretar. Con concretar me refiero a detallar qué vas a hacer en la práctica para cada una de las áreas.

Por ejemplo, a nivel de marketing de contenidos puedes decidir publicar un post semanal, pero, además, cada trimestre publicarás una presentación en slideshare y generarás un recurso especial para tu lista de suscriptores.

Deberías especificar la información lo suficientemente clara como para que después puedas generar un plan de acción. Evidentemente, sin llegar a un nivel de detalle máximo, indicando qué recurso generarás con título y todo.

 

Plan de acción

Ahora sí. Con la fase anterior tienes suficiente información como para crear un plan de acción completo. Piensa también en los ciclos de venta y en las campañas que vas a ir lanzando de manera periódica. ¡Aprovecha la estacionalidad!

Empieza poniendo un calendario los grandes hitos y a partir de ahí, desglosándolo en tareas y subtareas. Te será más sencillo organizarlo si trabajas por semestre o incluso trimestres. Al tener un plazo más corto de tiempo que planificar, es más sencillo mantenernos realistas y repartir mejor las tareas.

Cuidado, porque en esta fase es donde solemos cagarla. Si te creas un mega-plan que luego no seas capaz de cumplir, no habrá servido de nada. Mide bien tus fuerzas. Es preferible centrarse en 3 áreas y hacerlas bien, que no querer abarcar demasiado y no llegar a nada de manera correcta.

 

No te flipes, keep it simple

Mi mejor recomendación: no te flipes y hazlo sencillo. Si empiezas a querer enfocarte en muchas cosas a la vez, en varias etapas del funnel o en muchos macro canales, te vas a ahogar.

Yo me fijo una sola meta por trimestre y créeme, no es poco trabajo. Cada meta tendrá varios hitos, tareas, subtareas, etc. Y todo eso debes compaginarlo con el día a día, no lo olvides.

Sobre todo, no se trata de que querer estar en todos los lados, sino de estar donde realmente vas a obtener resultados. Ahí deberías priorizar tus esfuerzos porque además generarás más tracción y te motivarás más.

Además, recuerda que una vez definas tu estrategia anual, ya la tendrás para el año que viene. Sólo deberás revisarla, hacerla evolucionar y ajustarla al momento actual, pero una gran base de lo que hayas creado te servirá.

 

¿Qué pasos trabajas tú para definir tu estrategia del año? Me encantaría que me lo contaras en los comentarios.

Automatización de marketing para pequeñas empresas - portada

EMPIEZA A AUTOMATIZAR TU MARKETING

¿Quieres saber cómo hacer las mil cosas que tienes por hacer el triple de rápido? Descárgate nuestra Checklist y descubre por dónde empezar a automatizar tu marketing y tus procesos.

¡Gracias por suscribirte! Te he enviado un e-mail con las instrucciones para descargar la checklist.